Nueve FORMAS de NO pisar un CHARCO

Cuando eres niña saltar  charcos es de lo más gratificante, da igual si estas preparada con las botas de agua y el chubasquero, o llevas los tenis relucientes. El charco está delante tuya y lo tienes que saltar,  sí o sí ,  es un juego y jugar nos encanta. ¿Te animas a saltar?

 

En el álbum ilustrado Nueve FORMAS de NO pisar un CHARCO nos encontramos a una niña que tras una tarde de lluvia, lo único en lo que piensa es en salir a jugar. Y el juego comienza cuando descubre que la calle está llena de charcos y ella con sus zapatos relucientes y sus calcetines blancos. ¿Cómo hacer, cómo divertirse sin mancharse? Pues existen formas muy variopintas de NO pisar un CHARCO y Susanna Isern  las narra cuidadosamente, tal vez para no salpicar, porque existe el riesgo de mojarse   😉 

 

La forma número 5, El camino de piedras tipo  río no deja lugar a dudas de que la protagonista usa todos los recursos a su alcance para no mojarse. Y si esta forma os parece ocurrente, la siguiente es más común por qué, quién no se imaginó alguna vez subida en un San Bernardo para NO pisar un CHARCO.

Y cuando de jugar se trata  las matemáticas son unas estupendas aliadas.

 

Y si ingeniosas son las formas de  NO pisar un CHARCO ,  las ilustraciones que las acompañan son maravillosas.  Maria Girón, la ilustradora le añade ese realismo vital, que nos hace sentir las ganas de ser amiga de la protagonista , saltar con ella, y hasta enfrentarnos a los cocodrilos, si la tabla- puente fallará.

Lo que hace una para no mancharse y no recibir la regañina de los padres, aunque a veces y siempre sin querer pasa lo inevitable.

Y una vez manchada, mojada, te vas a quedar llorando o te animas a SALTAR.

 

Además SALTAR charcos es muy beneficioso, disfrutas del aire libre, de la lluvia, liberas energía , mejoras las habilidades de cálculo, activas la imaginación, todo un reto. 

Inspiraros con Nueve FORMAS de NO pisar un CHARCO, y luego coged botas , chubasqueros y a disfrutar en familia. ¿Os animais?

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario